Mediación en la empresa

Mediación para la Empresa

Las empresas que lideran hoy en día sus sectores son flexibles, adaptables, creativas y funcionan en constructiva sincronía con lo que fluye a su alrededor.

El cambio organizacional mal gestionado en este tipo de empresas, constituye un coste en términos económicos y de salud para las personas que las forman. Y es que, una mala comunicación, poco tarda en ofrecer escenarios de empleados insatisfechos e inseguros en sus puestos de trabajo que comentan sobre sus jornadas excesivas o sus sueldos claramente insuficientes. Son circunstancias que derivarán en un conflicto destructivo si no se previenen y resuelven a tiempo.

La mediación para la empresa tiene múltiples factores resolutivos

Y, a parte de la cuestión productiva y económica, por supuesto, está la salud. El estrés prolongado en el tiempo fruto de estos conflictos, da lugar a trastornos cardiovasculares, digestivos, endocrinos, hipertensión, fatiga crónica, depresión, irritabilidad, ansiedad, falta de motivación, actos inseguros, adicciones… la lista de consecuencias nefastas para  la salud y el trabajo podría ser interminable.

Un dato de la OIT indica que el coste mundial del estrés laboral se cifra alrededor de 600.000 millones de euros, mientras que la OMS viene advirtiendo que la depresión será la primera causa de discapacidad en 2030.

En conclusión, prevenir conflictos estresantes y prolongados en el tiempo es imprescindible si queremos tener salud y evitar problemas, sin embargo, en la práctica, pocas son aun las acciones preventivas que emprenden las empresas al respecto. ¿El motivo?

La Encuesta Europea sobre riesgos nuevos y emergentes de la Agencia Europea para la Salud y la Seguridad en el Trabajo de 2015, nos dice que es principalmente porque el problema se niega. La tendencia más generalizada de las empresas es a evitar el tema y no afrontar estas situaciones.

Es decir, muchas empresas niegan la importancia de prevenir el estrés, el burnout y el mobbing, y  tampoco cuentan con un sistema integrado de gestión de conflictos reflejado en un Protocolo de Gestión Constructiva de los Conflictos.

contrata aquí

¿Qué es un Protocolo de Gestión Constructiva de los Conflictos?

El Protocolo es un documento escrito construido por los socios, directivos, gerentes, responsables o personas que están a cargo de equipos de trabajo, con la asistencia de la persona mediadora.

El proceso (Mediación para la empresa)

Durante el proceso de su creación -una media de 3 sesiones- el mediador ayuda a los participantes a analizar una serie de variables potencialmente conflictivas y desarrollar una estrategia para neutralizarlas y prevenirlas desde la perspectiva de un Liderazgo Mediador y de acuerdo a los parámetros del Perfil de Atractores Motivacionales que refleja las peculiaridades de la organización.

Normalmente, los conflictos derivan en bloqueo cuándo las cargas de trabajo son desbordantes; la presión del tiempo, una constante; las exigencias contradictorias y poco claras; o la participación y capacidad de decidir sobre el trabajo de uno mismo, prácticamente nula. Construir el Protocolo implica un diagnóstico y una posterior negociación mediada a través de un proceso pedagógico de reflexión y aprendizaje significativo.

La necesidad de trabajar con un “Mediador” para la mediación para la empresa

El hecho de que el mediador sea externo es básico para asegurar la neutralidad de la mediación y enriquecedor para la empresa. El Protocolo resultante está en coherencia con la política de formación, calidad, y con el departamento jurídico.

Para más información contacta.

escribenos

Nombre (requerido)

Correo electrónico (requerido)

Asunto

Mensaje

Summary
Review Date
Reviewed Item
Mediación para la empresa es una parte fundamental para la resolución de conflictos internos y externos
Author Rating
51star1star1star1star1star